¿Qué y cómo?


Siempre puede peor como un mensaje positivo y no como presagio de que algo malo está por venir.

Con la certeza que lo peor ya pasó.
Con la confianza de que mañana será mejor.
Con la necesidad de escribir como urgencia.
Con la urgencia de escribir para exorcizar.
Con el placer de escribir por puro placer.

Cuando se tiene el «qué» y el «cómo», a veces, no es necesario el «por qué».

Siempre puede ser mejor.

1 comentario:

Manejo mejor las críticas que los halagos, pero vos sos dueño de decir lo que quieras. Incluso, es muy sabio no decir nada.