julio 02, 2011

El cielo de los ex

    Es muy común leer relatos sobre el amor perdido, el desamor, el desencanto. Parece ser que cuando el corazón está al límite los sentimientos se nos explotan y tenemos que liberarlos al mundo para que duelan menos. Yo los guardo, los protejo y los libero solo cuando ya no duelen, porque no quiero correr el riesgo de que tarde o temprano vuelvan a reclamarme disfrazados de vaya a saber que figura.

Las heridas no sanadas reencarnan.

Pocos amores tuve que sanar, supongo que tan mal no me salieron las cosas. Tuve pocos amores si, pocos pero lindos.
Decir pocos es decir cuatro novios….y con 30 años ese es un número más que aceptable. Todos se fueron al “Cielo de los Ex” y algunos volvieron a mi vida en forma de amigos.

No se cómo habré sido en mi papel de novia, pero en el rol de ex novia recientemente abandonada fui la mejor. Para ellos, la peor.

Me cuesta clasificarlos, y más difícil es ponerles seudónimos para contarles un poco de cada uno.



*El iniciador: Primer novio, joven que inaugura mi carrera sentimental y amatoria.
Todos los amores del colegio secundario decidieron ignorarme y no me dieron un beso ni en época de campañas solidarias.

El iniciador apareció en mi primer año de facultad, con lo cuál pude ahorrarme las pelotudeces de soñar con la casa perfecta, los chicos y el perro correteando por el verde y enorme jardín, tan típicas de los amores de la adolescencia. Eso no me eximió de pensar otro tipo de pavadas, claro.

Yo no sabía como era todo el temita de las relaciones amorosas, y fue él quien tuvo que tolerar mi ignorancia. Fuimos aprendiendo juntos creo.

El pobrecito me aguantó bastante, hasta que un día puso el broche final a la historia y desencadenó un increíble Hulk bastante extraño. Hoy puedo afirmar que fue apenas una muestra gratis de lo que soportaron otros.

Cumplí las etapas del duelo como Dios manda….acentuando primordialmente la que significaba pasarle con un Scania a toda velocidad y darle marcha atrás por las dudas que siguiera respirando.

Después de un tiempo lo superé y lo hice resucitar como amigo. De haber sabido que el sexo con amistades era tan bueno le daba RCP mucho antes.


*El Hijo Virtual: Después de la primera bella experiencia de noviazgo pasó un buen tiempo hasta que me decidí a asumir el compromiso nuevamente.
Lo que pasó en esos 2 años de soltería no viene al caso, no me interesa analizar el grado de promiscuidad durante ese período.

Eran tiempos sin Twitter, pero el ICQ y las salas de chat hacían lo suyo. Cinco años fuimos amiguitos virtuales, y parece que el mundo conspiró para que nos conociéramos después de mis dos años de soledad.
Puede decirse que fue una prueba de fe, y que tendría que ser atea después de lo que le soporté a ese samaritano.

Era completito: 25 años de pura inmadurez / hijo mayor de una familia dónde la madre era la esclava de los tres hombres de la casa/ Vivía con los padres/ suegra incorporada que te respiraba en la nuca.

Más no podía pedir. Ilusa...eso no era nada

No me pregunten cómo pero nos fuimos a vivir juntos (pienso y vuelvo a pensar cómo me embarqué en eso y no entiendo).

Adopté un hijo bastante grandecito, tuve que explicarle como a los nenes chiquitos que la ropa sucia iba en el lavadero y no debajo de la cama, o mezclada en el placard con la que estaba inmaculada.

Mientras yo lo educaba y me dejaba querer, porque nunca logré enamorarme, el acataba y me imaginaba con pancita de embarazada viviendo en el terrenito contiguo a la casa de sus padres. Y no es un dato menor que sus padres vivían a 1200 kms. del nidito de amor que compartíamos.

Un año de resistencia fue demasiado. La abandónica esta vez fui yo. La lluvia de la Tormenta del Siglo no era nada comparada con las lágrimas que el pobrecito derramó.

Era el hombre que cualquier mujer quería tener, bueno como pocos, el hijo perfecto para cualquier novia...casi un perrito que no movía la cola porque no tenía.

Este no resucitó como nada. El me hizo reencarnar como Cruella de Vil y perdí todo contacto.


*El Elegido: Después de dos (¿hermosas?) experiencias, ya huérfana y adulta a la fuerza, 1 años más tarde bajé 10 kilos, cambié de look, me creí el cuento de mujer fatal….y justo a un pasito de volverme la más puta de todas, conocí a este.

Viviendo en una ciudad con playa el verano es ideal para enredarte con turistas. No, yo enganché uno local. Un gran problema porque yo estudiaba y vivía en La Plata, y solo volvía al pueblo en vacaciones.

Era el elegido, el que me escribía hermosas poesías (eran lindas en serio, porque le sobraban años de leer libros), el que decía todo lo que una mujer quiere escuchar.

Nos pusimos de novios, y alternábamos para viajar un fin de semana cada uno porque teníamos 500 kms. de oxígeno que nos separaban. Si, un presupuesto en viajes.

Aparentemente acá se iba a cerrar la historia de amor y perecer juntos, por que él “no era los hombres, y yo no era las mujeres”. Eso me decía el caradura cada vez que hablábamos de nosotros, para destacar que yo era la elegida entre todas las mujeres del mundo.
La elegida para comprar el buzoncito que el almidonaba cada fin de semana.

Un amor intenso, lleno de poesía, música y buenos restaurantes. Tan intenso que un día llamé un camión de mudanza y me volví al pueblo luego de acomodar en la facultad para viajar y rendir libre.
Tan intenso que a la semana de volver y estar en pleno acomodar muebles “el elegido” me dejó.

Y este fue el beneficiario de conocer al Increíble Hulk versión remasterizada

En una ciudad chica es más fácil explotar al máximo el despecho y hacerle vivir un calvario a la víctima.

Lloré las lágrimas que no me sacaron los anteriores, hice laborterapia….y capaz que le hice un escandalito público (o dos).

Este oficialmente reencarnó en “el muerto”, con poquísimas experiencias necrofílicas. Tuvimos sexo solo hasta que yo logré encontrarle la vuelta a mi despecho, y a su hijaputez.

En el cielo de los ex, “El elegido” vendría a ser San Pedro. Nada más que agregar.


*El Chiquito: Lo conocí el verano Femme Fatale, pero “El elegido” le ganó de mano.
Era el turista que venía con la banda de amigos a veranear a mi ciudad, y vivir todas las noches borracho.
Claro que después de unos besos conocí al grupo de amigos, y vi que no había elegido al más agraciado. Igual, lo cortés no quita lo valiente.

Volvió un verano más tarde mientras yo estaba velando al novio anterior, así que su aparición hizo, por lo menos, más llevaderas las cosas.

Unos años más chico yo, también bastante más bueno y organizado que yo. El hombre con el que jamás se me hubiera ocurrido estar...ese era.

Fue uno de esos noviazgos que antes de empezar yo sabía que tenía fecha de vencimiento en corto plazo. 
Este fue lo que se dice “Un amor a distancia”; creo que en un año nos vimos 6 veces...¡Así cualquiera tiene novio!
Podría denominarlo como un novio de transición….un puente para la adorada soledad que vino después.

No habrá sido el mejor, pero fue el más bondadoso de todos. O el más inocente.

Las actividades de ambos hicieron que tuviéramos que posponer el encuentro de vaya a saber qué mes; que se corrió para la semana siguiente, y la siguiente. Y bueh…se venció nomás.

Una ruptura nada dolorosa, sin pena ni gloria, casi imperceptible. Similar al noviazgo.

Este ex no reencarnó en nada, pero me dejó una linda perra de regalo.



Los quise a todos, algunos más...algunos menos. Asumo que me enamoré una sola vez.
No me gustan las flores, ni creo en las visitas al cementerio, así que disfruto de la soledad mientras ellos me miran desde el cielo.
Mi lista de fallecidos termina acá, podría adelantarme y hablar de un quinto, pero está internado agonizando y su diagnóstico es reservado.

Quién sabe…capaz que dentro de poco tenga que empezar a buscar
 otra parcela.


16 comentarios:

  1. excelente ...me encanto y nunca mas identificada con esta frase "Tuvimos sexo solo hasta que yo logré encontrarle la vuelta a mi despecho, y a su hijaputez."

    ResponderEliminar
  2. Da gusto leerte tan virginiana!! sabiendo de la existencia de casi todos,tu clasificación es magnifica....
    Lastima que por uno, te veo tan poco y te extraño tanto!!

    ResponderEliminar
  3. Me encantó! Hace varios años, estando en estado de "viudez" mechada con algunos actos de necrofilia, y coincidiendo el estado con casi todas mis amigas, creamos una agrupación solidaria que se llamaba "Muertitos go home". Pasamos los duelos respectivos creando una tipología de muertitos, y rematándolos (simbólicamente claro...) (bueno... fue hace vaaaarios años jjaa)
    muy buen blog =)
    LaPeces

    ResponderEliminar
  4. ¿Comento? ¿Puteo?
    Es que putear y ex's van de la mano en mi caso.
    Me agrada que puedas escribir sobre ellos, no encuentro mucho rencor en este post sobre un tema tan clicheado y eso es genial. Bah... viste como es esto: A la ex se la odia, o siempre queda un sabor amargo.
    Me diste una vuelta de rosca, quisiera que mis relaciones se cierren así... por lo menos para poder escribirlas! jaja.
    Valoro que puedas llevar el duelo, no se si esas cosas se valoran, pero yo si... porque me cuesta mucho.
    ¡Aplausos Cielo!

    ResponderEliminar
  5. En el cementerio del Cielo, todos tienen su lugar...
    Buenisimo!
    Me hubiese gustado ver el/los escandalitos públicos...

    ResponderEliminar
  6. algo parecido al increible hulk me empujó por una escalera, fue la unica que reencarnó en amiga, me quedó un cementerio entero, hubo bueno y malo, y nadie me quita lo bailado

    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Fantástica clasificación, que en mi caso sería un poco más amplia...pero al fin y al cabo la idea es excelente y no puedo imaginarla de otra forma que 'el cielo de los ex'.

    Tus palabras me dan calor, por eso puedo ir y volver de la vida con internet pero a tu blog lo guardo entre los favoritos del celular.

    Simplemente hermoso y bravo como el Mar Asesino.

    Dimi

    ResponderEliminar
  8. Jajaja, me ha encantado. Además, me parece un ejercicio muy interesante, ponerles nombres y categorizarlos, igual me pongo a ello....

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno!!; al menos no haces hincapié en aquello de "acumular experiencias"

    ResponderEliminar
  10. Qué nostálgico, Mar. Tenés una prosa muy cadenciosa, eso me lleva a leerte con ligereza.
    Un gusto siempre pasarme por aquí.
    Salud.

    ResponderEliminar
  11. excelente, a pesar de conocer a cada uno de estos " fallecidos" siempre me sorprendes escribiendo....sin mas
    comentarios

    ResponderEliminar
  12. Simplemente genial.
    Las palabras justas que escupen los sentimientos.

    Volveré, de aca en mas estás en mi lista de visitas obligadas (y esperadas, por mi obvio)

    ResponderEliminar
  13. Te empecé a leer, y dije, "tiene que ser de virgo". Busque en tu perfil y nada, caí a este post por el títuto claramente, y además de decirte que esta muy bueno y que me identifica mucho, encontré un comentario que dice "virginiana". Lo cual me hace sonreír y sentir que entre nosotros nos identificamos fácilmente! jaja

    Saludos!

    ResponderEliminar

Manejo mejor las críticas que los halagos, pero vos sos dueño de decir lo que quieras. Incluso, es muy sabio no decir nada.