junio 26, 2011

El mundo no tiene pausa


Cuando uno necesita pensar suele llamarse a silencio, aislarse para estar tranquilo, acomodar las piezas, limpiar los pensamientos...y plasmar ese silencio en un post no es una tarea fácil.
El mutismo, si es demasiado grande, hace que las palabras no dichas floten en la cabeza, en la piel y en el aire de nuestra propia vida, pero en forma desorganizada.

Aparentemente el mejor remedio es  respirar hondo, llenarnos los pulmones de aire….e ir despacio; comenzar estableciendo prioridades para ocuparnos primero de lo que es más importante (Primera sonrisa irónica de las  ideas).
Pero ante un enredo tal que no  nos deja hablar (ni escribir) lo prioritario sería que un milagro amnésico nos elimine todo ese lío.
Nada es tan fácil, perfecto o milagroso… y lo que  aparentemente se nos presenta así, tarde o temprano muestra inconvenientes de forma o de fondo.
Habiendo eliminado la prioridad como modo de organización, la segunda opción sería descartar aquellas que no tienen solución o que escapa a nuestra posibilidad de modificarlas.
Sirve todo y no sirve nada. Está todo mezclado, es imposible distinguir.

No hay clasificación que nos permita organizarnos cuando estamos envueltos en demasiados pensamientos.

Los mayores monstruos son aquellos que se dibujan y potencian en nuestra mente producto de una realidad que nos ahoga, y lamentablemente nos condicionan de una manera tan fuerte que acabamos convenciéndonos que esas ideas son equivocadas y debemos abandonar nuestras ganas a pesar de los miedos.
Error.
Debemos despojarnos de las creaciones mentales mentirosas que nos paralizan y nos hacen abandonar antes de empezar.
Sentimos que fracasamos nosotros, cuando en realidad todo quedó en una idea no materializada por temor a equivocarnos.
Ese es el riesgo de la sumisión: la parálisis eterna.
Empezás a ver tu vida como la sucesión de una película; te transformás en el observador omnisciente, que casualmente no tiene nada que relatar porque la historia se quedó sin protagonista.
Si perdemos el rumbo es bueno detenernos en la intersección de las calles para observar que opción nos gusta más, pero debemos tener en cuenta que mientras tanto el mundo sigue girando y cuando decidamos emprender el camino por la ruta elegida las cosas ya se habrán modificado, por más imperceptible que ello nos parezca.
La mejor opción es abrir el álbum de fotos y archivar la realidad que ya pasó,  porque la gente siguió respirando mientras vos elegías. Asumí de la mejor manera las cosas que desaparecieron, guardate todo lo que consideres importante para recordar mañana, y no te sorprenda si son muy pocas las instantáneas que seleccionás.

Animarnos al error.

Pensar sin ahogarnos en el miedo.

Ordenar las ideas para actuar, así sea desordenadamente.

Elegir y asumir las pérdidas.

Desechar lo que no suma.




Pensar, ordenar y elegir… también desechar,
 pero sin demorarse mucho…
 porque detenerse no significa poner el mundo en pausa.





Nota de la autora: Pido disculpas al lector, pero tengo las ideas enredadas, las letras mezcladas y los sentimientos desbordados. Gracias por comprender.







9 comentarios:

  1. ...y no te sorprenda si son muy pocas las instantáneas que seleccionás...Me encantó esa frase, no te sorprenda que si son pocas las instántaneas, estés haciendo las cosas correctamente. Me re-gustó.

    ResponderEliminar
  2. Ya que no hay clasificación que nos permita organizarnos cuando estamos envueltos en demasiados pensamientos... se puede probar metiendo una mano en el quilombo, sacando un problema y viendo como resolverlo.

    Así, de a uno por vez. Para empezar a moverse y salir de la parálisis total, que nunca es buena.

    El texto del post anterior bien puede servir de brújula, tiene buenas guías.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Me encantaría tener las ideas tan claras y deordenadas como vos...
    Hay que rescatar lo primero, lo otro se ordena con el tiempo...
    Buenísimo!

    ResponderEliminar
  4. como decia el Nano, "es muy largo el camino, para mirar atras"

    hay que seguir, siempre hay que seguir, y llevarse lo poco que vale la pena.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. En el lugar donde se bifurcan los senderos, he tomado las peores decisiones de mi vida. He herido a las personas que más me han querido y he decido volver sobre mis pasos para tratar de curar esas heridas, lo que claramente no es posible. He decidido no ser todo lo feliz que puedo, para hacer felices a esas personas. Y esos chispazos de felicidad que tuve y que podría haber multiplicado, los guardo en la trampera de mi memoria, míos para siempre.

    ResponderEliminar
  6. Mi linda Cielo.

    Tu Mar puede ser una tempestad, pero llega, tarde o temprano la calma, que surge de mentes capaces de reconocerse impotentes, especialmente sobre aquello en lo que no tenemos control: Los otros y las emociones y sentimientos que nos provocan, incluyendo la indiferencia.

    Sabés, que soy un tifón de emociones, siempre encontradas, confrontadas, por eso entiendo que también en el caos y la oscuridad se puede ver con claridad.

    Como sabiamente decís, no se podemos detenernos mucho tiempo, porque el mundo gira con absoluta violencia, y nosotros, pequeños expresiones de esa dinámica, no podemos detenerlo, o nos llevará puestos.

    "Los mayores monstruos son aquellos que se dibujan y potencian en nuestra mente producto de una realidad que nos ahoga"

    Será entonces necesario, como en la película infantil, necesario abrir la puerta del placar y dejarlos salir, enfrentarlos.

    Ambas sabemos que te sobra coraje para hacerlo.

    Con todo mi amor y respeto
    Clʚϊɞ

    ResponderEliminar
  7. Así cómo decía el filósofo, "sólo sé que nada sé", está bueno tener en claro que nada está claro, en el caos hay órden, tomar una real o figurada distancia puede hacer que lo hallemos, como cuando uno se acomoda frente a un cuadro impresionista y deja de ver manchitas para disfrutar de la obra de arte...
    Todo es relativo, rápido o despacio, el mundo gira así según cuan acelerados o no estemos nosotros.
    El que no arriega no gana, vos tomás el riesgo, ergo ya estás ganando
    Un beso, Peter

    ResponderEliminar
  8. me quedo con esta frase "Debemos despojarnos de las creaciones mentales mentirosas que nos paralizan y nos hacen abandonar antes de empezar."
    Me encanta leerte, creo habertelo dicho...Un beso
    @Mariano_2209

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado este post. Lo has expresado tal y como es, mi enhorabuena.
    Me quedo con las 5 últimas frases que lo resumen todo tan bien.
    Felicitaciones.

    ResponderEliminar

Manejo mejor las críticas que los halagos, pero vos sos dueño de decir lo que quieras. Incluso, es muy sabio no decir nada.